COMO VIVIR UNA VIDA FELIZ (SEGUNDA PARTE) :Su Presencia: Iglesia Cristiana Quito Ecuador: mensajes, predicas, sermones, reflexiones, cristianos, quito, ecuador.php

Su Presencia: iglesia cristiana quito ecuador

Como vivir una vida feliz (segunda parte)

           CONOCIENDO A JESÚS

 SEGÚN MATEO

Título: Como vivir una vida feliz II                                                                    

Tema:  Las bienaventuranzas

Cita Bíblica: Mateo 5: 1- 12

 

Desarrollo:

La primera enseñanza que Jesús dio a la humanidad fue sobre qué tipo de actitudes debes tener frente a la vida para poder ser feliz, a Jesús realmente le interesaba que la humanidad fuera feliz, esta felicidad no depende de las circunstancias físicas porque es dada por Dios. El ser feliz es el resultado de actitudes. Hoy continuaremos con 4 actitudes más, que según Mateo 5 tienen como promesa traer la bendición de la felicidad:

·         Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzaran misericordia: El ser misericordioso es la capacidad de ponerse a uno mismo en la situación del otro y actuar. En Mateo 9:13 Jesús dijo: “Porque misericordia quiero, y no sacrificio”, los sacrificios en los tiempos de Jesús se habían convertido en una acción por costumbre, ya no era una convicción del corazón; esto nos quiere decir que el ser misericordiosos es más que tener sentimientos de lastima, y aún más que actuar (el hacer sacrificios), es ser movidos a actuar por un amor totalmente desinteresado y este amor es  resultado de conocer a Dios.

Alcanzar misericordia: Alivio, alegría, esperanza se siente cuando has experimentado misericordia, como cuando estas a punto de reprobar una materia, ya agotaste todas las oportunidades legales, ya no esperas más que el veredicto final y sin esperarlo, sin merecerlo, el profesor te da una nueva oportunidad. Experimentar misericordia es una experiencia gloriosa. ¿Has podido mostrar amor a otros en el momento en que menos lo merecen? ¡Eso es misericordia! Como cristianos, Dios nos demanda el mantener viva la misericordia en el mundo. La misericordia es una semilla.

 

Felices los que siembran misericordia, porque en el momento en que necesiten misericordia, ¡la tendrán! Y se alegrarán.

 

·         Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios: el ser limpio o puro, para los judíos significaba más que ser “muy espiritual”, significaba ser enfocado y decidido en su corazón; es decir, su corazón (el centro de su vida: razón, sentimientos y voluntad) está enfocado en el propósito de Dios. En Salmos 51:10 el salmista clama con desesperación a Dios para que forme en él un corazón puro; la desesperación del salmista era por no desenfocarse, porque no quería caminar sin dirección (el tener el enfoque claro es una necesidad que da sentido a la vida). Desenfocarse de la voluntad de Dios es muy fácil porque siempre se presentarán “mejores y más fáciles caminos para llegar a…” (Proverbios 16:25), lo que no sabemos es que esos caminos que nos parecen perfectos nos llevan a un destino equivocado, y al final no podremos llegar a la meta… Ver a Dios; es decir que si en el transcurso de tu vida te mantienes enfocado y no te desvías, la final de ese camino te encontrarás cara a cara con Dios y no solo eso, sino que te darás cuenta que aunque no lo veías, Él te acompañó en todo el camino.

Felices los que tienen claro su camino, porque ellos llegarán la meta: verán a Dios

Bienaventurados los que procuran la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios: Tener paz  para los judíos era un regalo de Dios, era más que orden, coherencia o ausencia de conflictos. La paz es resultado de la reconciliación, para tener esta paz se necesita pagar un precio: ser humilde, ceder, arrepentirse; esta reconciliación sin venganza es la manifestación del carácter bondadoso de Dios, entonces, la paz es la presencia de Dios en un lugar a través de sus hijos como un regalo a la humanidad. ¿Has podido ser ese regalo? ¿Has podido ser generador de paz? ¡Qué gran responsabilidad!

Felices los que están dispuestos a pagar el precio de generar paz, ellos son hijos de Dios, son el regalo de Dios al mundo

Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos: Al principio la palabra justicia era usaba en el área de la construcción para medir la rectitud con el fin de que las edificaciones puedan ser estables y fuertes, es decir útiles.  Actualmente las personas no han sido construidas con justicia, lo común es la injustica, y los que luchan por la justicia son perseguidos, burlados, menospreciados. Pero ¿Por qué vivir en justicia en un mundo injusto? Porque hemos sido justificados por Jesús, el pagó lo justo para que fuéramos libres, y el vivir en justicia es ser reciproco a ese amor demostrado hacia nosotros.

Felices los que son recíprocos al amor de Dios siendo justos, de ellos es la promesa del Reino

Bienaventurados son cuando los vituperen y les persigan, y digan toda clase de mal contra ustedes por causa de mí, alégrense y gócense, pues su galardón es grande en los cielos, porque así persiguieron a los profetas antes de vosotros: Alguna vez has dicho: ¡valió la pena!, los héroes son los que toman la decisión de enfrentarse a circunstancias que podría evitar no para salvarse a sí mismo, sino por amor a otros; y por eso pueden ser felices en medio del sufrimiento, porque ese sufrimiento tiene propósito, y aunque en el momento no hay razones para alegrarse, el termino gócense significa ser intencionalmente felices porque hay recompensa. Ser profeta antiguamente significaba ser un revolucionario, porque ser revolucionario es ser luz, vivir en justicia cuando todo lo demás es injusticia y oscuridad, estos son los llamados héroes, los que forman parte de una gran historia.

Felices cuando les persiguen, les insultan y aún maldicen por mi causa dice Dios, porque son valientes, esfuércense por ser felices, recuerden que habrá recompensa, así como con los grandes hombres de la antigüedad, Los héroes de la fe.

Esta felicidad es el fruto de sembrar: misericordia, paz, justicia, valentía, enfoque; es decir, si tú siembras con tus actitudes cada una de estas cosas, las cosecharas en ti y al cosecharlas serás mucho más feliz porque fuiste feliz al sembrarlas. Si todos los cristianos quisiéramos ser felices, El Reino de Dios se establecería en la tierra, el mundo sería diferente, pero para esto se necesita cristianos de carácter.

 

Proximos Eventos

Contacto Rapido





Copiar Clave de Seguridad:
>
   
Teléfono: 02 2550809
Email: contacto@supresenciaecuador.com

ROBLES Y PAEZ SECTOR LA MARISCAL
QUITO - ECUADOR